NEWSLETTER SUBSCRIBE

Entrevista a Juan Carlos Mampaso, Director General de SIGRE

¿Qué es SIGRE?

SIGRE es una entidad sin ánimo de lucro creada por la industria farmacéutica, con el apoyo y colaboración de las farmacias y las empresas de distribución del sector, para garantizar la correcta gestión medioambiental de los envases vacíos o con restos de medicamentos de origen doméstico.

Inspirado en el principio de la responsabilidad compartida y, tras 17 años de funcionamiento, se ha consolidado como el mayor proyecto colaborativo emprendido por el sector farmacéutico y en un modelo de referencia para otros países, gracias a la activa participación de los agentes del sector farmacéutico –industria, distribución y farmacia– y a la indispensable colaboración de los ciudadanos que, año tras año, están cada vez más concienciados.

¿Cuáles son sus objetivos?

Desde que comenzara su funcionamiento en 2001, el sector farmacéutico encomendó a SIGRE un doble objetivo: el medioambiental y el socio-sanitario.

El medioambiental, para hacerse cargo de los envases vacíos o con restos de medicamentos caducados o que el ciudadano ya no necesita, con el fin de darles un adecuado tratamiento medioambiental, evitando así que sean arrojados por el desagüe o tirados a la basura, con el evidente riesgo que ello comporta de contaminar ríos, aguas subterráneas, cultivos o ecosistemas.

El socio-sanitario, para facilitar al ciudadano un sistema cómodo, sencillo y cercano a su hogar a través del cual pudiera desprenderse de los medicamentos caducados o que ya no necesite, evitando así posibles problemas derivados de un uso inadecuado o accidental de estos medicamentos.

¿Qué actividad realiza SIGRE?

Con el doble objetivo anteriormente mencionado, son tres las principales líneas de actividad que SIGRE desarrolla y con las que da respuesta a la legislación medioambiental y sanitaria vigente: la prevención de envases en origen, la gestión responsable de residuos recogidos en los Puntos SIGRE y la sensibilización ciudadana.

En materia de prevención, SIGRE impulsa y coordina con la industria farmacéutica los Planes Empresariales de Prevención (PEP) de envases del sector farmacéutico.

Desde el año 2000, fecha en la que la industria farmacéutica comenzó a desarrollar los 6 PEP trienales que se han culminado hasta la fecha, se han aplicado más de 2.200 medidas e iniciativas de prevención y ecodiseño en 1 de cada 4 envases de medicamentos comercializados en nuestro país.

El resultado de este esfuerzo de innovación y ecodiseño realizado por los laboratorios farmacéuticos se ha concretado en que el peso de los envases se ha reducido en más de un 23%, con los consiguientes beneficios ambientales asociados a la reducción en el uso de materiales primas y emisiones o a la mejora del reciclado de sus materiales.

Desde 2015, año en el que SIGRE editó la primera Guía Práctica de Ecodiseño en Envases Farmacéuticos, se está trabajando para fomentar e implantar esta metodología en el sector, con el objetivo de reducir el impacto medioambiental de los envases farmacéuticos a lo largo de todas las etapas que conforman su ciclo de vida.

A esta primera Guía Práctica, le siguió la edición de una Guía Técnica de Ecodiseño, que aportaba una visión más profesional de las actuaciones que la industria podía realizar en este campo. Esta nueva guía ofrece ejemplos muy detallados de cómo implementar las medidas de ecodiseño y, lo que es más importante, explica cómo medir el impacto ambiental de un envase a través del análisis de la huella de carbono.

Estas actuaciones se completaron a principios de 2017 con el lanzamiento del primer microsite sobre ecodiseño, www.sigre-ecodiseno.es, que se ha realizado para que la sociedad conozca y se familiarice con este concepto, uno de los pilares básicos de la nueva economía circular que impulsa la Unión Europea.

Asimismo y con el fin de dar a conocer el esfuerzo y los avances que la industria farmacéutica está haciendo en este campo y, al mismo tiempo, estimular su aplicación entre los laboratorios adheridos a SIGRE, se han editado diversos Catálogos, recopilando las iniciativas más innovadoras, de aplicación más general o que tienen mayores y mejores repercusiones ambientales.

En materia de gestión de residuos, la Planta de Tratamiento de Envases y Residuos de Medicamentos, ubicada en la localidad vallisoletana de Tudela de Duero y a la que llegan los residuos depositados en los Puntos SIGRE de las farmacias, es una instalación pionera en su género, diseñada en exclusiva para el tratamiento ambiental de este tipo de residuos.

En 2016, último año completo del que se dispone de datos, la tasa de reciclado de los materiales de los envases de medicamentos (papel, cartón, plástico, vidrio, metales, etc.), prácticamente duplicó la que se consiguió cinco años atrás.

Por su parte, la fracción de los restos de medicamentos, junto con los materiales de envases que no se pueden separar o reciclar, se destinan a valorización energética, utilizándose como combustible en instalaciones industriales.

Este procedimiento se realiza mediante un proceso técnico diseña¬do expresamente para los residuos de medicamentos, basado en la producción de un Combustible Derivado de Residuos (CDR), que es utilizado posteriormente en hornos cementeros.

Por su parte, los residuos catalogados como peligrosos, compuestos por los restos de medicamentos citotóxicos y citostáticos, una mínima fracción de lo recogido a través de los Puntos SIGRE y que supone alrededor de un 1%, son sometidos a un tratamiento medioambiental especial para proteger el entorno y el medio ambiente.

Los procesos tecnológicos implementados en la Planta de Tratamiento, junto con las soluciones e innovaciones técnicas de las que dispone, hacen de ella una instalación pionera en su género y un referente a nivel mundial.

Por último, la sensibilización constituye el tercer pilar básico de la actividad de SIGRE. Gracias a las campañas de concienciación ciudadana, junto con las acciones y actividades que se realizan en materia de educación medioambiental, se ha logrado que el 85% de los hogares españoles haya adquirido el hábito de reciclar los envases y restos de medicamentos en el Punto SIGRE.

La cercanía de los Puntos SIGRE a los domicilios, por su ubicación en las oficinas de farmacia, ha posibilitado este grado de aceptación y colaboración. A ello, también ha contribuido la labor del farmacéutico informando y asesorando al ciudadano para lograr un correcto reciclado de estos residuos.

¿Quién compone SIGRE?

Todos los agentes del sector farmacéutico: laboratorios, empresas de distribución y farmacias están presentes y colaboran activamente en SIGRE, desempeñando cada uno de ellos un papel fundamental en el funcionamiento de la entidad.

La industria farmacéutica fue quien tomo la iniciativa de crear SIGRE y poner en marcha un sistema exclusivo para la gestión ambiental de estos residuos. De esa forma, se hacía cargo tanto de los envases puestos en el mercado, como de los restos de medicamentos que éstos pudieran contener, dándoles a cada uno de ellos un tratamiento medioambiental adecuado.

Además, la industria farmacéutica garantiza la financiación del sistema, a través del pago de una cuota por cada medicamento que comercializa a través de las oficinas de farmacia, y es la responsable de ejecutar los Planes Empresariales de Prevención de envases del sector, cuyo objetivo es minimizar el impacto ambiental de los envases farmacéuticos.

Las empresas de distribución aportan la logística inversa sobre la que se asienta el funcionamiento de SIGRE y se encargan de la recogida de los envases y los restos de medicamentos depositados por los ciudadanos en los Puntos SIGRE de las farmacias, para trasladarlos a sus almacenes, de donde son retirados por el gestor autorizado de SIGRE que se encarga de su transporte a la Planta de Tratamiento.

Los farmacéuticos han posibilitado la implantación de los Puntos SIGRE en las farmacias, acercándolos a los domicilios de los ciudadanos y ofreciendo un nuevo servicio a la sociedad, que cuenta con todas las garantías sanitarias y medioambientales que este tipo de residuos requiere. Además, con su asesoramiento medioambiental posibilita el correcto reciclado de los envases vacíos o con restos de medicamentos.

Las principales organizaciones del sector farmacéutico forman parte y están representadas en SIGRE: Farmaindustria, Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar), Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG) y Asociación para el Autocuidado de la Salud (ANEFP).

¿Cómo ha evolucionado el reciclado de medicamentos en España?

Desde que SIGRE comenzó su actividad en el año 2001, se han conseguido importantes hitos que avalan el compromiso de la entidad con el medio ambiente y la salud.
A día de hoy, un total de 21.727 farmacias, la práctica totalidad de las existentes en nuestro país, disponen de un Punto SIGRE.

Ello se traduce en que existe un contenedor para reciclar los envases vacíos o con restos de medicamentos por cada 2.114 habitantes, el mejor ratio de la Unión Europa, y que el ciudadano tenga un contenedor cerca de su domicilio para depositar este tipo de envases y sus residuos de forma cómoda y segura.

En estos casi 17 años de actividad, se ha logrado que el hábito de reciclar en el Punto SIGRE esté implantado en el 85% de los hogares españoles. La mayoría de ellos lo usan, de media, tres veces al año. Además, el 95% de los ciudadanos considera que la farmacia es el lugar más idóneo para ubicar el Punto SIGRE.

En materia de colaboración ciudadana, con una recogida de 91,32 gramos por habitante al año en 2016, último ejercicio del que se dispone de datos anuales, España se encuentra por encima de la media europea.

¿En qué medida SIGRE tiene presencia internacional?

El singular modelo de funcionamiento de SIGRE ha sido objeto de estudio y análisis por parte de numerosos países, de dentro y fuera de la Unión Europea. Durante años, ha estado asesorando a diversas organizaciones e instituciones, principalmente de países iberoamericanos, que han solicitado informes, datos y procesos para la puesta en marcha estos sistemas en sus respectivos países.

Ante estas reiteradas solicitudes de información por parte de la industria farmacéutica, que es habitualmente la impulsora de esta actividad, SIGRE ha sido una de las entidades que ha liderado la puesta en marcha de la Red Iberoamericana de Programas Posconsumo de Medicamentos.

En la actualidad, la Red está integrada por la Corporación Punto Azul de Colombia, SIMGREM de México, Valormed de Portugal, junto con SIGRE, la entidad que preside esta Red.

Su objetivo es identificar las mejores prácticas medioambientales para la gestión de estos residuos; compartir las ventajas e inconvenientes de las diferentes fórmulas que se aplican en su recogida, transporte y tratamiento final; fomentar la cooperación entre estos sistemas y países; buscar sinergias entre sus miembros y evitar las falsificaciones de medicamentos, un problema que en determinados países adquiere una importante dimensión.

¿Cuáles son los beneficios que aporta el reciclado de medicamentos al medio ambiente y qué ha conseguido SIGRE?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que SIGRE se encarga del reciclado de los materiales de los envases, por un lado, y de la eliminación y destrucción de los restos de medicamentos que esos envases pueden contener, por otro; aplicado a cada uno de ellos un tratamiento medioambiental diferente y específico.

En el caso del reciclaje de los materiales de los envases, desde un punto de vista medioambiental, los beneficios obtenidos son numerosos. Como muestra, basten estos datos: durante los últimos 15 años, con el reciclado del papel, cartón, vidrio, plástico, aluminio, metales y otros materiales, se ha evitado la tala de 450.000 árboles y la emisión a la atmósfera de 63.000 toneladas de CO2, se ha conseguido un ahorro equivalente a 222 millones de litros de agua y de 189 millones de Kw/h.

Además y gracias a la logística inversa que aporta la distribución farmacéutica, aprovechando el viaje de vuelta a los almacenes de sus furgonetas de reparto, cada año, se evita la emisión de otras 1.400 toneladas de CO2.

Con la destrucción de los restos de medicamentos, mediante valorización energética y utilizando un método de CDR (Combustible Derivado de Residuo) especialmente diseñado para este tipo de residuos, se ha conseguido tanto un beneficio medioambiental como sanitario, al retirar de los hogares una gran cantidad de medicamentos caducados, en mal estado de conservación o que ya no se necesitaban, con el consiguiente riesgo que un uso inadecuado de los mismos podría tener para la salud de los ciudadanos.

¿Qué proyectos y objetivos tienen planteados a corto plazo?

A lo largo del recién estrenado 2018, SIGRE tiene previsto seguir avanzando en la implantación del ecodiseño y los principios de la economía circular, en el sector farmacéutico y, en la medida en que tecnológicamente sea posible, mejorar el tratamiento medioambiental de los residuos gestionados.

En el campo de la concienciación ciudadana, se desarrollarán nuevas actividades e iniciativas para transmitir la importancia medioambiental y socio-sanitaria que tiene reciclar los envases vacíos o con restos de medicamentos.

Y nos centraremos en tres áreas educativas. Para los más pequeños, que están en educación primaria, a través de una plataforma educativa que denominamos Sigrelandia; para los alumnos de enseñanza secundaria, a través de un Proyecto de Aprendizaje y Servicios, titulado “Medicamentos, cuál, cuándo y cómo”; y, a nivel universitario, para que los futuros profesionales del sector farmacéutico comiencen a familiarizarse con la transversalidad que el medio ambiente y su cuidado tendrá en el desarrollo de su profesión, con independencia de que la ejerzan en la farmacia, en la investigación o en la elaboración, producción o distribución de medicamentos.

¿Qué espera SIGRE del Pacto por una Economía Circular?

Consciente de la importancia que tiene para nuestra sociedad avanzar en la implantación de la economía circular y lograr un crecimiento más sostenible, SIGRE ha sido una de las entidades que, de forma pionera, ha apoyado y firmado el “Pacto por una Economía Circular”, impulsado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

Si queremos avanzar con paso firme hacia un mundo más eficiente en el uso de los recursos, hay que comenzar a aplicar medidas lo antes posible. La transición desde un modelo de economía lineal tradicional hacia el nuevo modelo de economía circular, no es solo un mandato para los países miembros de la Unión Europea, sino una necesidad de carácter urgente para toda la sociedad.

Para conseguir este objetivo, es imprescindible contar con el compromiso y la participación de administraciones públicas, empresas y organizaciones empresariales, agentes sociales e instituciones. En este sentido, SIGRE está comprometido a fomentar y coordinar cuantos esfuerzos sean necesarios para impulsar la implantación de este modelo en el sector farmacéutico.

Los primeros pasos dados por SIGRE en esta materia han sido promover la aplicación del ecodiseño, uno de los pilares básicos de esta economía circular, en el sector farmacéutico. Desde el año 2000, en que SIGRE comenzó a coordinar los Planes Empresariales de Prevención de envases, han sido numerosas las actuaciones en este campo para minimizar los impactos medioambientales de los envases farmacéuticos.

La edición de las Guías Práctica y Técnica de Ecodiseño en envases farmacéuticos y el microsite también sobre ecodiseño lanzados por SIGRE desde 2016, son una buena prueba de este esfuerzo por implantar este nuevo paradigma de economía circular, reduciendo los consumos de materias primas y recursos energéticos, optimizando los procesos de producción y transporte y facilitando la reutilización, el reciclado y la reducción de residuos.

Háblenos del V Catálogo de Iniciativas de Ecodiseño en Envases Farmacéuticos

Todo envase está diseñado para aportar valor al producto. En el caso de los envases de medicamentos, en los que necesariamente la dispensación del mismo se realiza a través de un profesional sanitario, su principal valor radica en su doble función protectora.

Por un lado, protege las propiedades y cualidades del medicamento y, por otro, protege la salud del usuario a través de la información que le aporta para que pueda hacer un correcto uso y conservación del mismo.

El envase también garantiza la trazabilidad de ese medicamento y asegura su legítima procedencia, defendiendo así los derechos del consumidor frente a posibles falsificaciones.
Por ello, en el sector farmacéutico, cualquier envase de un medicamento está sometido a una estricta reglamentación sanitaria con el fin de salvaguardar la calidad y eficacia de producto y la salud del paciente.

Cualquier modificación que se vaya a realizar en sus materiales, composición, tamaño, presentación o, incluso, en la información que contiene está sometida a una serie de exigencias legales y administrativas que requieren de la autorización previa de las autoridades sanitarias, a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

A pesar de ello, la industria farmacéutica ha modificado un gran número de presentaciones farmacéuticas, aplicando a lo largo de los últimos años numerosas iniciativas de prevención y de ecodiseño cuyo resultado final ha sido que sus envases sean más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.

El nuevo Catálogo de Iniciativas de Ecodiseño en envases Farmacéuticos, el quinto que edita SIGRE, recopila las medidas más representativas llevadas a cabo por la industria farmacéutica en nuestro país, en el periodo 2014-2017, con el objetivo de reducir el impacto de los envases de medicamentos sobre el medio ambiente.

En esta nueva edición, se presentan las 39 iniciativas más representativas llevadas a cabo por los laboratorios farmacéuticos, en nuestro país durante ese periodo, de entre las 617 realizadas.

En el Catálogo, se hace un repaso detallado de las líneas de actividad que se han realizado, dentro de cada una de las posibles áreas de actuación que se pueden ejecutar en cada etapa del ciclo de vida de esos envases, desde la selección de materiales al fin de vida y reciclado de sus materiales.

La selección de estas iniciativas de ecodiseño pone también de manifiesto el esfuerzo y las innovadoras medidas que han adoptado los laboratorios en este campo, a pesar de las dificultades técnicas, sanitarias y normativas que condicionan esta actividad en el sector farmacéutico.

www.sigre.es

» Publication Date: 26/02/2018

» More Information

« Go to Technological Watch




This project has received funding from the European Union’s Horizon 2020 research and innovation program under grant agreement N° 690103