NEWSLETTER SUBSCRIBE

“Actualmente estamos especialmente centrados en hidrogeles, polímeros innovadores y recubrimientos funcionales para aplicaciones biomédicas”Entrevista a Adolfo Benedito, investigador de Materiales en Aimplas

“Los plásticos son el futuro”. En numerosas ocasiones nos encontramos con este sugerente titular que cobra cada vez más peso. Aspectos como la paulatina pero constante migración de materiales hacia el plástico en sectores clave como la automoción, una mayor concienciación de la vertiente más sostenible del material y la irrupción de nuevos materiales, hace del plástico en esta carrera, un claro ganador. Del material y del futuro del mismo es un gran conocedor Adolfo Benedito, investigador de Materiales en Aimplas, a quien entrevistamos con motivo de las jornadas 'Plastics are future' que tendrá lugar los próximos 26 y 27 de abril en la sede del centro tecnológico en Valencia.

“Los plásticos son el futuro”, un sugerente título para las jornadas. ¿Realmente son el futuro? ¿Cómo defendería esa afirmación?

Estoy convencido de ello. Los plásticos, muy jóvenes en edad si los comparamos con otros materiales tradicionales como los metales y los cerámicos, tienen una serie de características y un potencial tan grande que estoy convencido que son los materiales del futuro. Hablamos de aspectos como el carácter inteligente, durabilidad, fuentes bio, diversidad de propiedades, incluso factores económicos e industriales de proceso. Aspectos, sin duda, críticos para el futuro. Aunque, para los materiales que nos esperan, y siendo estricto, la palabra plástico puede quedar algo pequeña. En el futuro tendremos materiales, sobre todo, híbridos, en los que su verdadera naturaleza (orgánica, inorgánica, metálica) quedará absolutamente diluida.

La jornada está basada en la innovación en materiales, ¿puede hablarnos de las últimas novedades que se hayan lanzado y que presenten un futuro prometedor, por ejemplo en materia de sensores, espumas, biomateriales…?

Realmente, siempre las noticias en los periódicos van muy por delante de lo que está pasando en la industria, y concretamente, en las tiendas y en el usuario final. Porque el tema económico y de fabricación industrial suele ser una barrera muy importante que salvar. Es el caso del grafeno, por ejemplo. Novedades que me interesan mucho en los últimos tiempos son, por ejemplo, los aerogeles y las nanoespumas, que tras muchos años con problemas de industrialización ya están entre nosotros. También los biomateriales, que poco a poco se están haciendo un hueco en el mercado. O los plásticos conductores en automoción, incluso en el tema de la manufactura, las posibilidades de personalización en aplicaciones biomédicas de los plásticos para implantes, prótesis, etc. Lo que pasa es que al principio hay mucho ruido con los nuevos materiales, luego, de repente, hay silencio, y sin darnos cuenta las empresas, poco a poco, empiezan a introducir esos materiales en sus productos sin apenas darnos cuenta.

Destaque en concreto algunos proyectos que se hayan lanzado recientemente y que están llamados a revolucionar la forma de entender los materiales hasta ahora.

Por citar una línea en la que actualmente estamos especialmente centrados y que tiene una gran repercusión social hablaría de materiales como los hidrogeles, los polímeros innovadores y los recubrimientos funcionales para aplicaciones biomédicas. Las investigaciones que estamos llevando a cabo tienen aplicación tanto en la regeneración tisular como en implantes y prótesis.

Si bien la automoción ha sido y será uno de los destinos más importantes para los materiales plásticos, ¿qué otros mercados pueden ser claves en el futuro?

Por supuesto el aeronáutico, la construcción y el sector del envase. Son sectores de gran empuje económico y social, y los materiales plásticos van a estar sin duda proporcionando avances tecnológicos importantes. Sobre todo el desarrollo de materiales plásticos con propiedades de elevada resistencia y comportamientos inteligentes (cambio de forma, de color, de propiedades eléctricas y térmicas bajo estímulos externos) van a ser muy demandados en estos sectores.

En la automoción sin duda, la reducción de emisiones obligará a reducir el peso del vehículos, ¿de qué forma es el plástico la solución? ¿A qué retos o límites debe hacer frente? ¿Será la fabricación de piezas híbridas metal-plástico el futuro?

Sin duda, desde siempre una de las principales razones de la rápida implantación de los plásticos en el automóvil ha sido la reducción del peso. Y así va a continuar. El reto principal que tiene que superar el plástico es su limitación de propiedades mecánicas, térmicas, resistencia al fuego, envejecimiento prematuro. Hay que seguir trabajando en ello, y, sin duda, la nanotecnología tiene mucho que decir en este aspecto.

¿Qué oportunidades de sustitución de otros materiales convencionales por plástico cree que pueden aparecer en un futuro?

Las piezas híbridas metal-plástico son parte de ese futuro. Estoy convencido. Por ello, una de las claves en las que muchos grupos están trabajando en la actualidad es la mejora de los sistemas de unión de materiales disímiles. No hay nada más diferente que el metal y el plástico, y esa barrera hay que vencerla.

Háblenos del papel de los nuevos materiales en envases inteligentes y de alta barrera, ¿qué papel jugarán?

En mi opinión, una papel totalmente fundamental. En la era de la revolución tecnológica de la información y la comunicación, las fronteras van cayendo, el acceso a la información es inmediata, y la gente quiere lo que ve. Por ello es necesario transportar los productos de un lugar a otro del mundo de una manera totalmente segura, y que la durabilidad de dichos productos aumente. Es el gran reto de los envases: aumentar la protección, que de manera inteligente te muestre el “camino”, la logística, la historia, de esos envases (la información, en definitiva), comportamiento activo desprendiendo sustancias que protejan y den un valor añadido al producto que están envasando.

Todas estas innovaciones, ¿supondrán un cambio en los procesos de fabricación convencionales? ¿Deben estar las empresas preparadas para esos cambios?

Sin duda. Nuevos materiales, nuevos mercados, exigen nuevos procesos de fabricación. Las empresas deben estar preparadas y activas a los cambios que la nueva sociedad de la información requiere. Por ello, un pilar muy importante de nuestro evento en abril va a ser precisamente ése: la necesidad de adaptarse a los cambios que los nuevos materiales, y más allá, que la nueva sociedad está impulsando. Estamos hablando, por ejemplo, de las tecnologías de fabricación aditiva –impresión 3D-, estamos hablando del concepto de Industria 4.0 -la fábrica del futuro- y estamos hablando también de algo muy importante: la integración de procesos. Así como los materiales plásticos se van a mezclar e hibridar con metales, con cerámicos, con maderas…. de la misma forma los procesos van a tender a la integración, a la unión. Tiempo al tiempo.

¿Qué oportunidades presenta la nanotecnología para los materiales (nanomateriales)?

Es un mundo nuevo el que se nos presenta con los nanomateriales. Las propiedades que se esperan de estos nuevos desarrollos es difícil todavía de calibrar. Poco a poco ya vamos viendo aplicaciones industriales, poco espectaculares por ahora, pero ahí están. Todo lo que estamos hablando de nanoespumas, sensores, materiales inteligentes, biomiméticos, etc., cuentan con la nanotecnología como herramienta para conseguirlos. Es inevitable que la nanotecnología se aplique al mundo del plástico. Ya se está haciendo, sin duda.

¿Qué supone la irrupción de la impresión 3D para los materiales y las industrias que emplearán esos productos?

Pues una gran oportunidad. Y el gran ejemplo de cómo los cambios en la nueva sociedad de la información están calando en los sistemas de producción es la impresión 3D. Las necesidades de personalización, las pequeñas tiradas, la adaptación total al caso por caso, la rapidez e inmediatez, son requerimientos fundamentales del consumidor actual. Y ahí la impresión 3D se está haciendo fuerte. Pero en mi opinión, todavía tienen mucho que crecer y que evolucionar las tecnologías de fabricación aditiva.

Cada tres años es la K, nosotros vamos a muchas presentaciones, pero la sensación es que hace tiempo que la tecnologías de transformación de plásticos no ha dado un salto importante. ¿Está de acuerdo con esto? ¿Piensa que solo queda recorrido para ir evolucionando o todavía queda margen para grandes mejoras en los procesos de transformación?

Creo que queda todavía mucho margen de mejora. Y en las necesidades de personalización que comentaba se van a ver grandes avances. Pero, todos los cambios son lentos, y realmente pocas veces hay cambios radicales. Iremos viendo nuevas mejoras, seguro. Estoy de acuerdo con que aparentemente no hay grandes avances. Las tecnologías clásicas como la inyección o la extrusión están muy maduras, y no van a desplazarse. Y el negocio es el negocio, siempre es complicado introducir grandes cambios en los sistemas productivos. En este sentido, la implantación del concepto de Industria 4.0 tiene mucho que decir.

Lógicamente los esfuerzos en investigación en este ámbito son enormes. ¿Hay mucha investigación en materiales en España?

Hay mucha investigación y muy buena pero las limitaciones presupuestarias en términos de I+D han supuesto y siguen suponiendo un mazazo muy importante. De todas formas, me gustaría destacar que el gran reto es lo que llamamos el valle de la muerte. Hay que encontrar el equilibrio entre la I+D más básica y su aplicación al mercado, a la industria. La situación real es que a nivel mundial somos referencia en publicaciones científicas, y segundones en protecciones industriales, patentes de utilidad, y, en definitiva, innovación en el mercado. Ese vacío, en el que los papeles se quedan en los cajones, es lo que llamamos el valle de la muerte. Las razones son variadas y complejas, y creo que todos somos culpables, con mayor o menor porcentaje.

El plástico siempre ha sido estigmatizado por su poca contribución a la sostenibilidad, ¿qué hay de cierto en esta afirmación?

Desde luego, los plásticos permiten fabricar de forma eco-eficiente multitud de productos con un alto valor añadido. Sacamos mucho beneficio de dichos materiales, de hecho, es casi imposible pensar en un mundo actual sin ellos. El problema no es del material, sino de la gestión que se hace del mismo y hay que trabajar también en decidir alternativas para definir qué hacemos con ellos una vez que ya no nos sirven. Sistemas de valorización hay muchos, variados y efectivos, y creo que hay que apostar por ellos.

En Aimplas dedicamos grandes esfuerzos a investigar para mejorar la sostenibilidad medioambiental. Asesoramos a las empresas en ecodiseño y realizamos numerosos proyectos de I+D+i en este ámbito. El reciclado es una de nuestras principales líneas de investigación, tanto el uso de material reciclado como el incremento de la reciclabilidad de los productos. Además, somos referente en Europa en la investigación de biopolímeros. También hemos creado un grupo de trabajo sobre plásticos en el océano para poder contribuir en este ámbito.

¿Los nuevos materiales, como por ejemplo el PLA y otros, tienen en cuenta aspectos de reciclabilidad?

El PLA es el biopolímero biodegradable estrella en la actualidad por sus múltiples cualidades, y, aunque es compostable, no es totalmente biodegradable en tierra. Desde el punto de vista de biodegradación se está trabajando con materiales de fuentes renovables aptos para ser compostados (de ahí la fuerte normativa para 2016 en Francia respecto al plástico en piezas de menaje, casi todo de poliestireno). No confundir con la capacidad de reciclaje de los nuevos materiales. El PLA, y otros muchos materiales plásticos, pueden ser reciclados mecánicamente introduciéndolos como materia prima nuevamente en los procesos de transformación, o reciclados térmicamente a través de la incineración.

En cuanto a la jornada, ¿es la primera edición? ¿Qué acogida está teniendo?

Efectivamente, se trata de la primera edición. La jornada por su carácter abierto y la amplitud de su programa está teniendo una excelente acogida. De hecho, ya estamos pensando en una segunda edición en la que abordemos otros sectores de aplicación y nuevos materiales, puesto que el campo es muy amplio y las innovaciones se suceden rápidamente. El éxito con el que ha arrancado la organización del evento responde además del interés de la temática a la experiencia de Aimplas en la organización de este tipo de encuentros, que ya se ha consolidado con la celebración de otros seminarios de carácter internacional como Meetingpack y Biopolymers Meeting, con un gran número de asistentes, una amplia participación internacional, y un alto interés por parte de empresas en patrocinar el evento.

“Una de las claves en las que muchos grupos están trabajando en la actualidad es la mejora de los sistemas de unión de materiales disímiles. No hay nada más diferente que el metal y el plástico, y esa barrera hay que vencerla”Empresas o entidades relacionadasInstituto Tecnológico del PlásticoSolicitar informaciónVer stand virtual

» More Information

« Go to Technological Watch




This project has received funding from the European Union’s Horizon 2020 research and innovation program under grant agreement N° 690103