NEWSLETTER SUBSCRIBE

Los gestores de residuos valencianos exigen el fin de la “cultura de la escombrera” en la Comunitat

ARCI denuncia que la escasa vigilancia e incumplimiento de la legislación vigente por parte de las administraciones está afectando gravemente al sector y convirtiendo la región en un “vertedero autorizado”.

La Asociación de Empresarios de Selección y Reciclaje de Residuos de la Construcción y de la Industria (ARCI) ha iniciado una ronda de visitas con los partidos políticos con representación en Les Corts Valencianes para “tratar de terminar con la perniciosa ‘cultura de la escombrera’ que impera en la Comunitat”.

El objetivo es solicitar su colaboración proactiva para “hacer frente a la problemática que afecta al sector derivada de la escasa vigilancia e incumplimiento de la legislación vigente por parte de la Administración autonómica y, sobre todo, local”, asegura la organización en un comunicado. Una situación que ha provocado la proliferación sistemática de vertederos ilegales que se utilizan de forma descontrolada sin previa valorización, lo que se traduce en muy bajos precios de entrada que sentencian el sector y suponen un grave perjuicio medioambiental.

ARCI, que integra al 100% de las empresas legalmente establecidas para tratar y valorizar residuos de construcción e industriales de la provincia de Valencia, ha elaborado un documento maestro que recoge las asignaturas pendientes y prioritarias para erradicar este panorama, y que hasta la fecha ha trasladado ya a los grupos parlamentarios Compromís, Socialista, Popular y Ciudadanos.

Dichas medidas pasan por exigir al Consell que se dote de medios para “hacer eficaz su labor inspectora y de control del Real Decreto 105/2008” que regula la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición, y “evitar que la Comunidad Valenciana sea un basurero autorizado por omisión”, destaca Vicente Ferrer, portavoz de ARCI.

Desarrollar el RD 105/2008

Asimismo, demanda que se implante la aplicación de dicho decreto en las corporaciones locales, verdaderas destinatarias del mismo, una actuación que ARCI lleva esperando casi dos años. La asociación ha diseñado una propuesta de ordenanza municipal junto con un breviario explicativo y práctico que simplifica esa normativa y que pone a disposición de los Ayuntamientos para que se acojan con facilidad y pragmatismo a él. Este breviario puede servir como base para que la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural elabore su propio modelo de ordenanza.

“Urge también una normativa autonómica propia que desarrolle el citado RD 105/2008 y que haga eficaz la regulación de la producción y gestión de residuos de construcción y demolición en la Comunitat Valenciana”, insiste  la asociación. Una actuación que además de la gestión garantice el uso de los áridos reciclados, permitiría resolver el problema de contaminación de suelos y acuíferos, deterioro paisajístico, intrusismo y el grave riesgo para la salud que produce la diseminación de escombros mezclados además con otro tipo de residuos y los vertederos incontrolados. Asimismo, “nos equipararía con más de la mitad de Comunidades Autónomas que sí disponen de normativa específica, entre ellas el País Vasco, Navarra, Andalucía, Madrid, Aragón, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Extremadura”, añade Ferrer.

Al respecto también reclama el desarrollo de una normativa que contribuya al uso de RCD reciclados, dado que es uno de los ejes de la Unión Europea sobre la economía circular.

Por su parte, y como agente social, ARCI reclama convertirse en interlocutor válido ante el Consell para consensuar nuevas y eficaces normativas o modificaciones de las ya existentes que incidan directa e indirectamente en el sector.

Por último, apuesta por colaborar con la Administración para elaborar un mapa real del alcance de los millones de toneladas de escombros acumuladas y diseminadas por la Comunitat Valenciana. Y pone a disposición del Consell su Vertedero Virtual, donde los ciudadanos pueden enviar fotos y la ubicación de zonas de acumulación de escombros que consideran irregulares en sus áreas de proximidad. Hasta la fecha recoge más de 60 puntos calientes en la provincia.

» More Information

« Go to Technological Watch




This project has received funding from the European Union’s Horizon 2020 research and innovation program under grant agreement N° 690103